Trasversales (número 45 / época II)

octubre 2018. Serie histórica n. 122

Hasta la publicación del siguiente número de la versión papel de la revista TRASVERSALES, sólo estará disponible la versión digital de algunos de los materiales (color azul) descritos a continuación

En portada (PDF)

Índice (PDF)

Editoriales-La opinión de Trasversales

...no debemos desperdiciar las oportunidades que se abren para el logro de reformas que mejoren nuestras vidas. Sin esperar a su realización, luchando por ellas

Cercanías

1 de cada 9 menores de 16 años están en pobreza severaIgual que existe un potencial ultrareaccionario también existe un potencial igualitario, solidario y democrático que lo formamos millones de personas, mujeres y hombres que estamos activos frente a una situación que vemos cada día con mayor preocupación y que no queremos que se parezca a esas películas sobre la distopía de ciencia y ficción.La autonomía e independencia del poder judicial son poco más que una ficción en el caso español. Una ficción funcional para el ejercicio del poder político. Sabemos que la Justicia puede limitar los aspectos más lacerantes de las relaciones sociales, contribuir a disminuir los abusos de grupos sociales prominentes e, incluso, proteger a las víctimas de delitos aviesos. Pero lo que no puede es practicar la disonancia con los poderes políticos, con las instituciones y, en definitiva, con los diferentes grupos sociales (de la naturaleza clasista de la Justicia española existen pruebas abundantes)Como en otras ocasiones y confirmando la separación entre la España real, activa, exigente y necesitada de cambios, y la morosa España oficial, reacia a ellos, se constató el divorcio entre la lentitud de las instituciones para renovarse y abordar reformas en profundidad y las exigencias de la parte más consciente y dinámica de la sociedad, acuciada por la crisis y el deterioro democrático, que, entre otros efectos, afectaba al régimen de partidos, en particular al bipartidismo de hecho establecido por PSOE y el PPLa vida y seguridad de las mujeres no está en la agenda política de Rivera, y ese des­pre­cio, junto con su discurso neoliberal respecto a los vientres de alquiler, es po­sible que se le vuelva en contra. Gente como él o como Toni Cantó, que en su mo­mento cues­tionó la veracidad de las denuncias por violencia machista, son quienes de forma estructural siguen ejerciendo violencia sexista desde la política. Y lo hacen al no dar im­­portancia a la seguridad y la vida de las mujeres. Lo hacen al cuestionar nuestras voces. Lo hacen al considerarnos carentes de derechos en lo que a nuestra maternidad (o no) se ­refiere. Lo hacen al considerarnos meras vasijas gestantes de criaturas que serán entregadas a otras familias y a las cuales despojarán de su derecho a estar con su familia biológica.En realidad han sido una serie de charlas matinales con mis hijas para explicar, de manera rápida y ordenada, primero, y estimular su conocimiento después, unas etapas de la historia de España que en los apretados planes de estudio suelen ser tratadas de forma apresurada o superficial, cuando no son claramente orilladas con el pretexto de la falta tiempo, confiando en que los alumnos rellenen por su cuenta tales vacíos.En las antípodas del corporativismo laboral se encuentra la experiencia del 8 de marzo de 2018. Pese a todas sus limitaciones, el 8M fue un ejemplo. Se trata de un gran movimiento de mujeres que consiguió arrastrar a la inmensa mayoría de la sociedad convocando a millones de personas y consiguiendo un impacto laboral y mediático digno de mención. El legado de este 8M es profundo: emergió un nuevo sujeto social que incluso desafió la hegemonía de las burocracias sindicales en los centros de trabajo, el viejo sindicalismo en crisis se vio superado por enésima vez, como ya lo fuera por otros grandes movimientos como el 15M, las mareas o ahora los pensionistas. Este nuevo escenario demuestra que el conflicto social no se puede reducir como en la etapa del fordismo; y también que en los últimos cincuenta años emergen nuevos sujetos con un potencial transformador enorme (como es el caso de las mujeres)"Que la situación es compleja lo sabemos, pero quienes ostentan el poder, caso del gobierno del estado, no están abordando el terreno para una hipotética negociación, pues juran que ni han pactado ni lo van a hacer con los independentistas. ¿Entonces con quién se va a dialogar y pactar? ¿Con quien negoció Cameron por no ir más lejos? En fin, hay que ser coherente, coincidiendo con Innerarity cabe afirmar que hay una identidad plural tanto en España como en Cataluña, y que ninguna imposición es capaz de lograr una convivencia normalizada

Espacios-Travesías

Recuperar espacios y recuperar el control de los tiempos. No sólo para quienes podemos y queremos reflexionar, sino para quienes aún hoy no pueden hacerlo; para quienes deben de tener voz y aún hoy no la tienen. No ser dueño, o dueñas, ni del propio tiempo de nuestra vida es quizás una de las mejores formas de explicar en qué consiste el mundo neoliberal, patriarcal y racista en el que vivimos.Los vientres de alquiler no son una técnica, aunque sólo sean posibles mediante una técnica de reproducción. Pero ninguna gestación es una técnica, sino una vivencia, un proceso vital, una práctica relacional, una experiencia sólo posible por la existencia de una serie de técnicas concretas (vinculadas a la hormonación, preparación endometrial, fecundación in vitro, transferencia embrionaria, etc.) Hablar de ello como técnica y no como vivencia, introduciéndolo como un paso más dentro de la reproducción asistida, lo sitúa en un terreno de aparente neutralidad científica que cierra el debate, cosifica a las mujeres, deshumanizaLas feministas reafirmamos nuestro compromiso con la libertad, la justicia y la democracia en Nicaragua. No vamos a dejar de denunciar las arbitrariedades y crímenes del orteguismo, que pretende secuestrar el país y mantenerse en el poder por la fuerza de las balas y los muros de las cárceles. ¡No nos van a callar!El mundo de la mercancía trata de colonizar el avance tecnológico y científico de la humanidad para convertirlo en una nueva fuente de plusvalor. Entre las teorías del software libre y el internet abierto de Richard Stallman y las dinámicas de captación de los flujos de valorización del trabajo en el mundo virtual por parte de magnates como Jeff Bezos o Elon Musk, hay un abismo de confrontación y conflicto. Un conflicto que puede entenderse desde un viejo concepto: lucha de clasesVeo el cielo atravesado por tantas nubes oscuras, los mismos colores, la misma oleada negra que cruza los cielos de Europa y que impide vislumbrar los horizontes indes­criptibles de cumbres y de abismos, de tierras, de dolores y de cruces, de crueldad de las nuevas barbaries fascistasLa ultraderecha europea crece sobre el suelo devastado por las políticas neoliberales de la élite globalista, y abandonado por una izquierda supuestamente combativa que prefirió los oropeles institucionales o la marginalidad voluntaria a todo intento de organizar seriamente para la lucha de clases a los perdedores de la crisis en las barriadas obreras de EuropaLos movimientos igualitarios y libertarios no deben tomar la globalización como una opción entre otras del capitalismo ni pensar que es la peor de ellas, sino como un ineludible escenario en el que llevar a cabo las luchas; no es la globalización lo que nos limita sino el que los grupos de privilegio actuen a escala global y las clases populares no hayamos aún sido capaces de hacerlo (excepción: huelga mujeres 8M). Y aunque por ahora no aparece en el horizonte una posibilidad cercana de transformación radical de la organización social de la co­mu­nidad humana, en realidad esta tendrá más posibilidades en un marco globalizado que en un marco de fragmentación, en la medida de que varios de los grandes desa­fíos que tenemos como humanidad sólo pue­den gestionarse globalmente.Miremos hacia las varias Europas: la Europa de las élites que crearon la crisis y que nunca le hallaron salida, y la Europa de la extrema derecha que, por no ofrecer ninguna alternativa económica, sólo encuentra en el odio la razón de su política. Pero aún hay otra Europa, de la que no desistimos: la de los pueblos, la que responde por los de abajo, esa Europa que hoy nos une aquí... la cuestión central es preguntarse por qué [ha ganado] un candidato como Bolsonaro, con sus posiciones misóginas, racistas y homofóbicas, defensor de la dictadura militar y de la tortura, que postula un programa económico que es continuación del de TemerNO NOS VAMOS… ¡¡NOS ECHAN!! ... las actividades de resistencia pueden aliviar la dominación al mismo tiempo que el hecho de cuestionar la hegemonía puede inducir hacia una renegociación de las relaciones de poder

Señas: Poesía

La vida siempre acaba mal. / Y bien mirado: / ¿puede terminar bien lo que termina?

Señas

En tapas externas de Trasversales, obras de Araceli Gilbert, por cortesía de Archivo BlombergEn torno a RAFAEL REIG: Guapa de cara. Editorial Lengua de Trapo/Suma de Letras, Madrid 2005Orwell fue hasta su muerte un socialista democrático profundamente identificado con la clase trabajadora, a la que consideraba como agente de la transformación socialista. Incluso en sus momentos más pesimistas vio a la clase trabajadora como el único potencial para la humanidad, como la clase que tenía más que ganar de una reconstrucción de la sociedadEn torno a: Javier Reverte, Confines. Navegando aguas árticas y antárticas, Plaza y Janés, Penguin Random House Grupo Editorial, Barcelona, 2018. Dos navegaciones, realizadas con pocos meses de diferencia, por los mares árticos y antárticosCada vez somos más los que pensamos que la próxima crisis, Gran Recesión, está al caer, entre otras razones porque los mismos que la gestionaron son los mismos que la crearon, y, por lo tanto, no se ha ido al fondo de la cuestión para solucionar la anterior sino que solo se han puesto muchos parches. En relación a España, durante la crisis creció el número de ricos pero la distancia entre ricos y pobres no se ha visto reducida. No hay que olvidar tampoco un dato también muy significativo que es que un millón de titulados universitarios (un millón de personas con título universitario) viven en riesgo de pobreza...Muchas veces hemos tratado de explicarnos cómo se puede mentir tanto sin escrúpulos, sin inmutarse, sin mostrar ningún atisbo de vergüenza, sin temblar, sin sonrojarse, sin titubear. Al contrario, somos nosotros quienes sentimos vergüenza ajena solo de oírlos. ¿Cómo se puede tener una doble moral y personal tan gruesa, aparentar ser una víctima propiciatoria y ser un verdugo sin límites? ¿Cómo se puede ser tan cínico e hipócrita, decir y preconizar lo contrario de lo que se hace?

Breverías en la red

Grafismos

Viñetas de Juan Mora en Trasversales 45(octubre 2018)

EnComún

En sede amiga

Ni por un momento penséis que el feminismo va a detenerse. Este carro no va a parar, este carro va a arrollar. Y más vale que os coja subidos a él o acabaréis bajo sus ruedas.La ausencia de alternativas reales en las cuatro décadas de hegemonía neoliberal y tras 10 años de políticas austeritarias favorece ese tipo de repliegue de los sectores populares sobre propuestas que a su condición reaccionaria unen su inviabilidad política y económica.La única salida al nihilismo neoliberal será suscitar un nuevo interés por una empresa colectiva, por una nueva totalidad: refundar el lazo comunitario y cobrar conciencia de unidad de destino en una patria común frente al desarraigo global.

Portada/Home


Número actual

Números anteriores

Taller de ideas

Archivo IS (no activo!)

Temas

Por autores

De cultura


El proyecto

Consejo editorial

Consejo de apoyo

En papel...

Los libros

Boletín electrónico

Enlaces

Contacto...